La proliferación de nuevas redes sociales y comunidades online de todo tipo -generalistas, verticales, sectoriales, privadas y muchas más- provoca que sea necesario establecer criterios distintos de participación y admisión de contactos en cada una de ellas.

No hay nada peor que un newbie, recién llegado a una nueva red, que en vez de pararse a mirar cómo funcionan las cosas, irrumpen cual elefante en cacharrería, invitando a desconocidos, publicando información privada y, en general, pasándose por el arco del triunfo las normas no escritas de convivencia. Porque, si bien es necesario cumplir las normas de uso (TOS), aún más importante es aprender cómo se relacionan los usuarios de una red y qué uso hacen de ella.

Dado que el tiempo y la atención son recursos escasos, hace tiempo que decidí centrar mi actividad en tres redes o comunidades: facebook, linkedin y twitter. Por motivos varios mantengo activos -y, en ocasiones, incluso actualizados- mis perfiles en muchas otras redes, como Viadeo, Sónico, A Small World, Xing, Friendster, Spoke y, por supuesto, Tuenti, pero me he dado cuenta que los resultados que he obtenido, personal y profesionalmente, en estas redes no me han compensado el esfuerzo.

Tras varios años de uso de facebook, linkedin y twitter, mis normas particulares de aceptación de usuarios en cada una de ellas son las siguientes:

facebook = amigos. En facebook no acepto a desconocidos, negocios, contactos profesionales ni personas con las que no tenga una relación cercana o personal. No utilizo facebook para hacer negocios, sino para mantener el contacto con la gente a la que aprecio. Ignoro casi el 100% de las solicitudes de amistad y todos los días elimino «amigos» que no me aportan nada, me invitan a grupos absurdos o me spamean con sus negocios. Lo sé, a este paso pronto me quedaré sin amigos y quizá ésta sea la única forma de sucumbir a mi tentación diaria de cancelar mi cuenta definitivamente 🙂

linkedin = trabajo. Linkedin es el lugar perfecto para conocer y relacionarte con tus partners, clientes y colaboradores. Hay muy poco ruido, ahora quizá más desde que se permite integrar el feed de twitter, y todo está enfocado a facilitar el networking profesional. Acepto a todos mis contactos personales y profesionales e, incluso, a gente que no conozco siempre que (i) tengan perfiles interesantes y (ii) no parece que vayan a molestar a mi red de contactos. Mi perfil de linkedin es al que más tiempo dedico.

Twitter = información. Twitter es la mejor fuente de información en tiempo real que existe. Intento seguir a entre 90-110 personas siguiendo criterios objetivos, es decir, no por mi relación personal con ellas sino por la calidad de sus tweets. Me molestan mucho los namedroppers, los spammers (#FF), la gente que se mete en conversaciones ajenas sin conocerte ni aportar valor y los que twittean cosas como «te escribo en abierto porque no me sigues». Si no te sigo será por algo, ¿no crees?

Aunque tengo muy claro cómo interactuar en estas redes, me surgen algunas dudas en otros casos, como el de foursquare, un sitio que te permite indicar en tiempo real dónde estás y publicar trucos y recomendaciones. Por una parte, creo que no debería aceptar a cualquiera porque no me gusta exponer públicamente mi actividad personal, pero por otra parte se trata de una comunidad de prescriptores, por lo que sólo me aporta valor en la medida en que comparta información con mucha gente. Si dentro de un par de años sigo utilizando foursquare (o algún sistema parecido) os explicaré mis experiencias.

Y tú ¿has decidido a quién vas a aceptar en tu red?

Entradas relacionadas:

¿En qué red social tienes que estar?

La madurez de los usuarios de internet y las cadenas de correo.

Tu amiga la empresa

No te acepto
Etiquetado en:                                                                

5 thoughts on “No te acepto

  • 6 febrero, 2010 a las 12:02
    Enlace permanente

    Bonito ejemplo de «do as I say, don’t do as I do»: actualizando mi perfil en friendster, he enviado sin darme cuenta dos solicitudes de contacto a todos mis contactos en linkedin. Si eres uno de los afectados, te pido disculpas. Y si eres Mr. Friendster, te has ganado un suspenso mayúsculo en privacidad y gestión de contactos.

    Responder
  • 8 febrero, 2010 a las 19:06
    Enlace permanente

    ¿Tienes una cuenta en A Small World? Te acabas de convertir oficialmente en mi ídolo 🙂

    Por cierto, si te sirve de consuelo, no eres el único al que le ha pasado lo de Friendster…

    Responder
    • 8 febrero, 2010 a las 19:12
      Enlace permanente

      @Marcos. Me ha molestado mucho lo de Friendster, aunque quizá debería haberlo previsto. Eso me pasa por tocar donde no debo… Y en cuanto a A Small World, soy casi un newbie, llevo menos de dos años y tengo pocos contactos. Hay alguien más por ahí!! Ecoooo!! Gracias por el comentario 🙂

      Responder
  • 23 marzo, 2010 a las 22:11
    Enlace permanente

    Hola Luis,

    Como muchos tengo facebook y al igual que tu sólo acepto a amigos (no a conocidos, ni amigos de amigos, ni a gente con la que se que apenas hablo), me hice una cuenta en twitter porque uno de mis profesores del master nos pidió (casi exigió) que nos la hiciéramos, mis tweets son cero interesantes pero ni me esfuerzo mucho ni tampoco lo actualizo con frecuencia. Reconozco que no le dedico tiempo.

    Tengo una cuenta en linkedin y otra en xing, en la primera aun no he completado la información, en la segunda sí. He caído en tu blog porque no tengo muy claro como comportarme en estas dos redes. Al tener actualizado xing es la que «más» utilizo, hay personas con perfiles muy interesantes a las que me gustaría incluir en mi red de contactos, pero no se realmente como «sociabilizar» en ellas.

    Mis disculpas por el post tan largo.

    Saludos!

    Responder
    • 23 marzo, 2010 a las 22:17
      Enlace permanente

      Hola Carmen: Me alegro de que hayas caído en mi blog, gracias por tu comentario. A mí me resulta mucho más útil linkedin, pero probablemente dependa de lo que estés buscando en esa red y del uso que le des. Nunca he conseguido un contacto interesante a través de xing, pero si te funciona, úsala. De todas formas, yo completaría el perfil de linkedin porque mucha gente te buscará allí por motivos profesionales. ¡Suerte!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.