Segundo domingo del último mes del primer año de la pandemia. 13 de diciembre de 2020. Anoche a las 20:00 hacía 22 grados en Valencia. Ya está bien, ¿no?

Dentro de apenas semana y media estaremos de lleno en plenas Navidades, una época que, por algún motivo que no logro explicarme, me encanta. Hace varios días que monté el árbol de Navidad, junto a un pequeño nacimiento para Lola, en el que conviven Peppa Pig, el Sr. Burns y el niño Jesús, que a Lola le recuerda a nuestro gato, ahí es nada. Ya he visto Love Actually por decimonovena vez y me he dejado caer por el Belén del Tirisiti de Alcoy (si no lo conocéis, no os lo perdáis).

Vamos, que yo esto ya lo tengo listo. Podríamos hincharnos a comer pasteles de carne mañana, darnos ya los regalos de reyes y arrancar enero de una vez. Pero no, porque ¿os he dicho alguna vez que, en realidad, me gusta la Navidad?

Todos los días, le pido a Lola que cante un villancico antes de encender las luces del árbol y ella siempre escoge La Castañera, que tiene casi tanto de villancico como de Zortziko. Ya véis, 2020 está siendo un año repleto de sorpresas.

Hablando de cosas que han pasado -o mejor dicho, que NO han pasado-  en 2020, sigo echando mucho de menos, cada día más, la música en directo. Apenas pude estar en un par de conciertos preconfinamento y el único al que he asistido después, MClan en la Marina de Valencia, no fue ni remotamente parecido a lo que todos tenemos en mente cuando pensamos en un concierto de rock. Eh, que nadie me toque a Tarque y Ruipérez, pero es que así es muy difícil.

Pero la música no para, amigos, así que si la puñetera pandemia no lo impide, en 2021 volveremos a ir a conciertos de verdad y a disfrutar de la música en directo. Si esto es así -y, por Dios, que lo sea- una de las cosas que espero con más ganas es escuchar el nuevo disco de Conttra en directo, sin tener que estar sentado como un pasmarote, porque si eres capaz de escucharlo sin moverte, amigo, es que estás muerto por dentro.

El viernes 11 era la fecha prevista para su lanzamiento y aprovecharon para publicar el primer vídeo, mi festival, que podéis ver aquí:

No conocí a David Bowie a tiempo con su intensidad

De las estrellas a su silencio, hallazgo de valor vital

Saliendo acordes y simples versos, crezco con mi intensidad

De Duque Blanco me quedo en blando, pero apuesto por el show final

Un te quiero sin lamentos suena a hit mundial

Nacen luces de color, éste es mi festival

Paro el tiempo y arde en llamas, vienes a vibrar

Siento el cuerpo y tu calor, éste es mi festival, mi festival, mi festival

Conttra llevan varios años convirtiendo el indie rock en una fiesta megabailable, pero en su nuevo disco han sido capaces de saltar al castellano, sin dejar de expulsar toda la energía acumulada durante el confinamiento en una sucesión de hits que te dejan sin respiro desde la primera escucha.

A veces suenan a Arctic Monkeys, otras a Franz Ferdinand, Elefantes o, incluso, a ese David Bowie primigenio al que homenajean en la primera estrofa de su primer sencillo. Por algo será.

Si los has visto en directo y escuchas el disco (he tenido la suerte de seguir la producción y escuchar cómo los temas crecían y se convertían en himnos que vas a escuchar hasta caer rendido), puedes imaginarte cómo pueden llegar a ser sus conciertos y cómo van a romperla en 2021, en cuanto nos dejen salir a saltar, sudar y bailar de una vez. Que sea pronto, por favor.

Mientras tanto, te dejo que disfrutes este domingo. Tic tac, tic tac. Ya estamos un poco más cerca.

PS: Como siempre, te dejo el enlace a todas las canciones del domingo, en orden inverso, por si quieres echarte unas cuantas horas de música ecléctica y disfrutona

Canción del domingo: mi festival (Conttra)
Etiquetado en:                                        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.