Y no hubo nada…

El día de la bestia ha pasado de largo sin que haya sucedido gran cosa, salvo la bronca en el Parlamento (¿será Rajoy el Anticristo y lleva barba para tapar la señal dela bestia? ¿O acaso Zapatero es el verdadero demonio?). A este respecto, os recomiendo que echéis un vistazo al último comentario publicado en este post por la legión de San Jorge.

Ayer pretendía referirme a esta peculiar onomástica en mi blog, pero el mal fario que me daba el tema me privó del coraje suficiente para enfrentarme a un post sobre el que pendía la espada del adverso hado; un caso de hexakosioihexekontahexafobia ciertamente extraño en mi persona…

De acuerdo, hoy es siete de junio y estamos todos (bueno, casi todos) vivitos y coleando. Por lo visto todo este lío se origina alrededor de la perícopa «el falso profeta al servicio de la bestia», del Apocalipsis de Juan o Libro de la Revelación, que finaliza con la siguiente aseveración (ap 13,18):

«¡Aquí está la sabiduría! Que el inteligente calcule la cifra de la Bestia; pues es la cifra de un hombre. Su cifra es 666».

Dios me libre de entrar en disquisiciones hermenéuticas acerca del significado o el objetivo de esta expresión. No por desconocimiento o por evitar enfrentamientos, sino por no perder más tiempo en esta cuestión, sobre todo ahora que ha pasado la fecha y sigo vivo -de momento-.

Lo curioso es que existen miles de páginas en Internet que dedican auténticas monografías al tema, bien sea a modo de proclamación, crítica o simple comentario, como es mi caso.

La moda este año es discutir si el número correcto es el 616 o, incluso, el 665 y achacar la confusión a causas cada vez más peregrinas, como errores de transcripción o interpretación o el ánimo de esconder al auténtico anticristo.

Yo creo que es mejor tomarse el tema un poco a coña. En enero de 2003, microsiervos publicaba un post en el que se resumían algunas cifras importantes relacionadas con el número de la bestia. Hay precisiones tan importantes como que el 668 es el número del vecino del portal de al lado de la bestia o que el 0.666 es el número de la minibestia.

El hecho es que el día de la bestia acabó y aquí seguimos.

Parafraseando a nuestro mejor Cervantes

«Caló el chapeo, requirió la espada, miró al soslayo, fuése y no hubo nada…»

PD: Quizá, al final de todo, sea cierto que el único anticristo sea David Hasselhoff (página clásica dónde las haya).

Un comentario sobre “Y no hubo nada…

Agrega el tuyo

  1. Alguien esperaba algo?La gente espera cosas absurdas, no tienen otra cosa que hacer, son asi, tienen que matar el tiempo en algo.Pero no es mala idea esa de «el dia de….», fijate, hay 365 dias que se pueden aprovechar, «el dia de zapatero», «el dia de la bestia», «el dia de los macarrones con tomate», tanbien podiamos incluir «el dia de no trabajar nada», «el dia de trabajar poco», «el dia de no ir al trabajo para beber cerveza», «el dia de molestar al vecino»………hasta 365 dias al añoComo podreis observar, yo tampoco tengo muchas cosas que hacer…, se ve que somos muchos pasamos el rato inventando cosas que no aprovechan para nada, como «el dia de la bestia», pero a que bestia se refiere, con cuernos, sin cuernos…..mujer, hombre, gay, lesbiana, puestos ya, transexuales, bisexuales….Pero es cojonudo esto de tener un dia especial, tocamos asi las narices un rato

Deja un comentario

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: