michael

Como ya pasara hace un par de semanas con la muerte de Antonio Vega, no hacía falta ser un lince para saber que esta semana la canción del domingo iba a honrar al difunto rey del pop, Michael Jackson. Es uno de esos casos en los que no te acabas de creer que una persona haya fallecido, no porque le conocieses o porque le siguieses con un afán especial, sino simplemente porque en tu forma de ver el mundo siempre había estado ahí.

En su día, pasó con Elvis o con Marilyn, y aún hay gente que espera encontrárselos al cruzar la calle. Posiblemente dentro de un tiempo surjan teorías conspiranoicas acerca de la muerte de Michael Jackson, pero lo cierto es que la existencia de Jacko durante los últimos ¿diez? años había sido de todo menos plácida o modélica.

De entre toda su producción audiovisual he optado por Black or White por el efecto que me causó la primera vez que vi el vídeo: recuerdo estar cenando en mi casa de Alcoy y que, de repente, escuchamos en el telediario que en unos pocos minutos íbamos a presenciar el estreno del vídeo. Era la primera vez que veía la presentación de un vídeo musical en un telediario y las cifras que dieron en cuanto a la extensión y los costes de producción me parecieron tan brutales que me quedé a verlo.

Durante mucho tiempo se consideró Black or White como un vídeo revolucionario, en especial el último tramo en el que se salta de cara en cara gracias a un efecto de morphing que hoy en día nos parece normal, pero que hace casi 20 años constituía una novedad absoluta -compartida con terminator 2- y casi increible.

Tal vez Michael Jackson fuese un pederasta, un lunático o simplemente un pobre desgraciado que no acababa de encontrar su lugar en el mundo. Lo que nadie podrá negar son sus excepcionales cualidades artísticas, tanto en el baile como -sobre todo- en su extraordinaria voz, con un registro que parecía de otro planeta (de hecho apareció en Men in Black I y II). Su pérdida deja un poco tocado nuestro panorama musical, pero contribuye aún más a su leyenda, excesiva y kitsch como todo lo que le rodeaba.

Os dejo con Michael y Macaulay, no sin antes aprovechar para desearos que acabéis de disfrutar el primer domingo del verano.

Canción del domingo: Black or White (Michael Jackson)
Etiquetado en:                    

Un pensamiento en “Canción del domingo: Black or White (Michael Jackson)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.