Primera ley de la correspondencia del hombre ocupado.

Contrariamente a lo que podría asumirse a través de la intuición, la sensación transmitida al contestar un e-mail, en la parte que afecta al grado de ocupación del remitente, es inversamente proporcional al tiempo transcurrido desde la recepción del e-mail motriz.

Visto… aquí y ahora 😉

Fast post: correspondencia del hombre ocupado
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.