Los medios de comunicación sirven para comunicarse

Ante todo, pido disculpas por la perogrullada del título, pero creo que se trata una cuestión interesante que no todo el mundo tiene clara.

Esta mañana el cartero nos ha traído una sorpresa al despacho: una invitación a los premios CEEI-IMPIVA 2005, organizados por el Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI), en cuya convocatoria del pasado año conseguimos un accésit al mejor proyecto empresarial por nuestra plataforma arte.

Leyendo con detenimiento la invitación, nos hemos percatado de que el acto estaba programado para el día 19 de julio de 2006, esto es, hace casi tres mes. Inmediatamente, pensando que sería un error, hemos recuperado el sobre, que andaba ya camino del contenedor azul y hemos comprobado que la fecha del matasellos mostraba un increíble 7 de julio de 2006!!. Para los que tienen menos detalles que el salpicadero de un panda, o son poco observadores, es interesante tener en cuenta que hoy es 6 de octubre de 2006 y que Doc Brown aún no ha inventado el flux capacitor para el De Lorean.

Este hecho -que no pasa de ser una anécdota curiosa- me recuerda que en pleno siglo XXI hay gente que aún confía en el correo ordinario como medio de comunicación. Desconozco cuál es porcentaje de correos perdidos en condiciones normales, pero imagino que debe ser bastante elevado y, pese a ello, sigo recibiendo por este canal comunicaciones comerciales, escritos de procuradores e, incluso, en más de una ocasión, cheques al portador (sí, sí, al portador, con dos cojones).

No es que el correo electrónico resulte un medio mucho más fiable, ya que la pérdida de paquetes, la incompatibilidad entre servidores, la configuración errónea de firewalls o filtros de spam y otras cuestiones técnicas provocan la pérdida de un buen porcentaje de e-mails importantes al día. Sin embargo, la ventaja del e-mail es que si lo esperas y no llega, lo sabes casi de inmediato y puedes solicitar que te lo vuelvan a enviar.

Tanto el e-mail como el fax, el teléfono o el correo postal son medios de comunicación; es decir, han sido diseñados específicamente para transmitir información. Sin embargo, la gente los utiliza para las gestiones más peregrinas, en especial, durante estos últimos años, para contratar a distancia. Grave error.

Pocas personas son conscientes del riesgo que corren cada vez que proponen o aceptan un contrato por medio de correo electrónico, fax o teléfono. ¿Qué pasa si la otra parte incumple con su parte del contrato? ¿De verdad aún hay alguien que piensa que con un fax o un e-mail impreso va a conseguir demostrar que alguien ha aceptado un contrato (o un pedido o presupuesto, factura o vaya Vd. a saber qué)?

El ejemplo de la carta que he recibido hoy con más de tres meses de retraso me va a venir como anillo al dedo en mis clases de la universidad para explicar gráficamente a mis alumnos por qué no hay que confiar en los medios de comunicación para realizar tareas distintas a aquéllas para las que fueron originariamente concebidas. Para contratar ya existe ARTE; para todo lo demás, Masterc… esto…

Pues eso, que cada uno es libre de utilizar los medios que considere oportunos para hacer negocios. Eso sí, como bien decía Rivero, mi profesor de civil I en ESADE, «el derecho no tutela la estulticia».

3 comentarios sobre “Los medios de comunicación sirven para comunicarse

Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: