Un pequeño homenaje al más grande de los grandes, un hombre que acercó la música clásica al gran público y que interpretaba esta mítica aria(Nessun Dorma), la última de la ópera Turandot de Puccini como nadie. Aún se me ponen los pelos como escarpias cuando recuerdo la primera vez que la escuché hace muchos años, precisamente interpretada por Pavarotti. Por cierto, he leído que la guardia del palacio de Buckingham la ha interpretado esta mañana en su honor en su tradicional cambio. Un bonito detalle para un hombre que ha dejado una impronta imborrable en la historia de la música.

Pavarotti
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.