Ayer por fin lanzamos la nueva página web de e-contratos. Llevamos desde antes del verano modificando y ajustando cosas y aún nos faltan algunos aspectos por limar, pero lo cierto es que hemos conseguido de una vez adaptar nuestra casita en Internet a la nueva imagen de la firma, algo que nos hacía mucha falta.

Hace unos días hablaba en este blog sobre the wayback machine, una herramienta que te permite descubrir cómo eran hace años algunas páginas web. Es fácil descubrir la evolución de una empresa analizando cómo ha mejorado, empeorado o simplemente cambiado su imagen en Internet. Si esta afirmación es cierta, puedo afirmar sin temor a equivocarme que estamos en el buen camino.

Nuestra primera página web contenía una portada, tres subpáginas y estaba traducida a tres idiomas, castellano, valenciano e inglés. Apenas contenía información, más allá de un sencillo «hey, no te preocupes, dentro de poco podrás ver lo que hacemos a través de esta web» y de nuestra información mercantil. Diseñamos esta página en una mañana en powerpoint y se nos hinchaba el pecho de pensar que ya teníamos página web.

Nuestro segundo sitio tenía algunas pretensiones más: estuvimos discutiendo durante semanas la imagen que queríamos ofrecer, incluimos algún incipiente detalle de diseño y realizamos todas y cada una de las fotografías por nuestra cuenta y riesgo. Recuerdo con especial cariño la sesión de fotos que hicimos en un parque cerca del zulo en el que empezamos con un portátil y de la que salió la foto principal de la home. En esta versión desapareció el valenciano por la absoluta imposibilidad operativa de mantener una página en tres idiomas -ya era bastante coñazo mantenerla también en inglés-.

La nueva página es la que más tiempo nos ha ocupado, primero porque intentamos hacerla nosotros solos, y cuando nos dimos cuenta de que no teníamos tiempo para el proyecto, la empresa encargada del diseño tardó aún más de lo que hubiésemos tardado nosotros, aunque el resultado posiblemente haya sido bastante mejor. Mi socio Luismi ha dedicado también bastante tiempo al asunto y creo que el resultado ha sido satisfactorio.

Cambios ha habido muchos: hemos eliminado secciones relativas a materias que apenas nos reportan asuntos, hemos enfatizado la importancia de ARTE y hemos sintetizado y centralizado información que antes se encontraba dispersa. Ahora falta mantenerla y pulirla.

Las páginas web, como obras de propiedad intelectual que son, nunca están acabadas; no es que sea así, sino que DEBE ser así.

Espero vuestros comentarios!!

Nueva página web
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.