Pesadilla en Times Street

Cuando me enteré de la noticia, me propuse a mí mismo no hablar del asunto en este blog, porque no tengo ninguna intención de que se convierta en un foro de opinión política, en primer lugar porque los que me conocen bien saben que mis afinidades políticas son bastante abiertas y en segundo lugar porque para eso ya hay otros foros.
Pero con el devenir de los acontecimientos me he ido percatando de que éste no es un asunto político, sino de justicia y de razón, dos valores o principios que la práctica totalidad de nuestros políticos han perdido en buena medida a estas alturas o, lo que es peor, han preferido subordinarlas a otros intereses bastardos y partidistas.

De Juana Chaos dice en The Times que la culpa de su situación es del Gobierno, que hay que negociar con ETA y que se siente como una mujer violada a la que responsabilizan por su violación. En ese contexto, The Times, en un alarde de inspiración, dice que se trata de una pesadilla política.

Lo que no entiendo es que se siga hablando de este ser abyecto y despreciable que lo único que busca es notoriedad.

El que un delincuente condenado a una pena de prisión mayor por un delito que reconoce haber cometido se ponga en huelga de hambre no es una pesadilla ni un problema, salvo para imbéciles. Si este señor está enfermo, debe estar en un hospital, y si no está enfermo, debe ir a la cárcel. Enviarlo a casa no es una opción, no está contemplado ni permitido en ninguna ley de nuestro ordenamiento, porque este sujeto no se está muriendo por una enfermedad -salvo que entendamos la estupidez como tal-: se está matando, y la responsabilidad del Estado es mantenerlo con vida por la fuerza en el hospital, no enviarlo a su casa.

No me cabe en la cabeza cómo personas presuntamente cabales e inspiradas por el estado de derecho, la separación de poderes y otros principios que rigen nuestro sistema político, recurran a motivos humanitarios para proponer que este delincuente consiga su objetivo y salga de su confinamiento.

Esto no es una pesadilla política, ni es un problema de Estado. Simplemente es un acto más de imposición por la fuerza de unos principios que desprecian el más elemental sentido de la justicia y del respeto por la libertad.

Si este asesino no está de acuerdo con su Sentencia, que haga lo que hacemos el resto de españoles: recurrir. Y si no le dan la razón, que se cumpla su condena. Y si no quiere comer y está dispuesto a morir para defender la causa de los suyos, hay que proteger su vida contra su propia estupidez, alimentarle por la fuerza y hacerle ver que existe algo más importante que él mismo y su absurda obstinación: una sociedad que quiere la paz y no acepta la imposición de la fuerza por un grupo de radicales asesinos.

Yo no quiero que De Juana Chaos muera, como no estoy de acuerdo en que ejecutaran a Saddam Hussein o a cualquier otro delincuente en cualquier otro lugar del mundo. Nadie tiene derecho a decidir quién puede vivir o morir, porque la vida es el bien más preciado en nuestra sociedad, por encima de ideologías, libertades y otros derechos fundamentales. Ni siquiera el Estado debería conducir a una persona a la muerte, porque su principal función es proteger la vida.

No quiero decir nada más sobre este asunto porque considero que se trata de un conflicto demasiado claro como para suscitar discusiones y porque siento que cada palabra que dedico a este asesino es tiempo perdido y un empujoncito a su fama y la de la pandilla de delincuentes que le secundan.

2 comentarios sobre “Pesadilla en Times Street

Agrega el tuyo

  1. Segun este mismo periodico, no se arrepiente de nada, no se arrepiente de esas 25 muertes.Pero lo que me esta extrañando sobremanera es que existan personas que esten todavia pidiendo la excarcelacion, quien está detras de todo esto?, como es posible que un periodico extranjero, le realice una entrevista?Este Sr, Zapatero, junto con su gobierno, nos están haciendo bajar la cabeza a todos los españoles, salvo a esas personas que estan a favor del desorden y del caos.

  2. Lo cierto es que resulta increíble la cantidad de cobertura mediática que se le está dando a esta pseudopesadilla política, especialmente cuando la ha causado un ser que, según he leído hoy en El País, llegó a declarar, a propósito del asesinato de dos personas: «Sus lloros son nuestras sonrisas y terminaremos a carcajada limpia. Me encanta ver las caras desencajadas que tienen. Con esta ekinza [acción] ya he comido para todo el mes».Sobran los comentarios, como, por otro lado, también sobran los comentarios de ese auténtico guiñol humano que es Rajoy, que hace poco declaró que la decisión de no hospitalizar al terrorista era una de las alegrías más grandes de su vida, y de Zapatero, cada vez más parecido a los guiñoles también, que sigue defendiendo a capa y espada que el señor De Juana Chaos está a favor del proceso de paz. Menudo trío calavera está llenando las portadas de los periódicos…

Deja un comentario

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: