some day i'll be saturday night

Cuarto domingo del décimo mes de la segunda década del siglo XXI. 24 de octubre de 2010. Sol, frío y resaca post mig any alcoyano.

Lo malo de romper una costumbre, aunque sea autoimpuesta, es que acabas dándote cuenta de que, al fin y al cabo, no se acaba el mundo. Estuve escribiendo puntualmente la canción del domingo todas las semanas durante más de dos años hasta que un día, tras llegar agotado de un viaje, decidí no hacerlo, pese a sentir una extraña sensación de culpabilidad mezclada con remordimiento y liberación. No pasó nada, claro; ¿qué demonios tenía que pasar? Fue un par de días más tarde cuando fui consciente que a esta sección le quedaban los días contados, al menos como obligación semanal, y tal vez sea mejor así.

Las últimas semanas han sido a partes iguales divertidas, intensas y difíciles; he tenido que compaginar un período de muchos viajes con la etapa más intensa de trabajo que recuerdo y los últimos días de mi abuelo Armando, que falleció el pasado viernes 15 de octubre. No tengo nada que objetar porque me encanta viajar y amo mi trabajo; sin embargo, la muerte de mi abuelo fue mucho más dolorosa de lo que podía esperar, tal vez por el calvario que soportó durante su última semana entre nosotros.

Las circunstancias que no dependen de nosotros, igual que las decisiones que nos vienen impuestas, nunca se acaban de aceptar o de entender del todo; por eso es mucho mejor dedicar nuestros esfuerzos a las decisiones y circunstancias en las que podemos influir o decidir de forma activa. Yo he decidido ser protagonista de mi vida, no un secundario de lujo, y eso a veces cuesta un esfuerzo considerable. A decir verdad, estoy exhausto tras estas últimas semanas, pero tengo muchas ganas de atravesar el próximo mes, con todos los hitos que va a comportar y de los que os informaré con mayor o menor puntualidad 🙂

En momentos como éste, nada mejor que el amigo John Francis Bongiovi para infundirnos la energía necesaria, así que la canción del domingo 24 de octubre de 2010 es Someday I’ll be Saturday night.

Hey man, I’m alive. I’m taking each day and night at a time
Yeah, I’m down, but I know I’ll get by
Hey hey hey hey man, I’ve gotta live my life
like I ain’t got nothing but this roll of the dice
I’m feeling like Monday but some day I’ll be Saturday night
 

Nunca he sido un super fan de Bon Jovi, pero desde hace algunas semanas me acompañan el coche, en el ipod y en casi todas mis listas de reproducción; en concreto, esta canción me persigue a todas horas, tal vez porque es la que más energía me transmite del recopilatorio «crossroad«. Someday I’ll be Saturday night cuenta la historia de dos desgraciados cuya vida parece hundirse en la miseria, pero que están dispuestos a seguir adelante porque, al final, están vivos y eso es lo que cuenta.

Hay un mensaje en esta canción que no me acaba de convencer, y es que parece que el lunes sea un día mucho peor que el sábado por la noche. He leído bastantes artículos últimamente en los que se defiende la tesis de que, si eres un verdadero emprendedor y te gusta lo que haces, prefieres el lunes por la mañana al viernes por la tarde; la verdad, me parece una estupidez. Los verdaderos emprendedores -entre los que, modestamente, me incluyo- están pendientes de su negocio TODOS los días del año, porque si realmente te gusta lo que haces, no puedes -ni debes- parar.

Para mucha gente el sábado noche es el único momento de la semana en el que disfruta y puede hacer algo parecido a lo que realmente quiere hacer. Sin embargo, el truco consiste en hacer (casi)siempre lo que quieres y que, además, eso se te permita desarrollarte personal y profesionalmente. Nadie dice que sea fácil, pero tampoco podrá decir que es imposible, así que ¿a qué esperas?

Aprovecha que estás vivo porque no siempre va a ser así y disfruta de tu «momento sábado noche» para siempre. Es posible, aunque a veces sea extenuante. Pero créeme, merece la pena.

¡Que tengas un fantástico domingo!

Canción del domingo: Someday I’ll be Saturday night (Bon Jovi)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.