Escribo este post desde el aeropuerto de Las Vegas, tras dos días intensos en la ciudad. Ha sido la primera parada de la misión tecnológica a Silicon Valley en la que estoy participando estos días en representación de Terminis y Metricson, junto a varias empresas españolas.

Ayer fue el único día libre de la misión y lo aprovechamos bien. El sábado por la noche, tras casi 30 horas de viaje apenas pudimos visitar un par de casinos y transitar el Strip (la calle principal de Las Vegas, donde se concentran los principales hoteles-casino) antes de caer rendidos.

El domingo, a medio gas entre el cansancio y el jet lag, conseguimos rehacernos y organizar una visita aérea al Grand Canyon, un auténtico espectáculo, como casi todo en Las Vegas. Hicimos la excursión en avioneta en lugar de helicóptero, por lo que no llevamos a entrar dentro de los cañones, pero pudimos contemplar la presa Hoover y la superficie árida, casi extraterrestre del Gran Cañón del Colorado.

Por la tarde descansamos un rato en el hotel y por la noche el grupo de la misión nos repartimos entre dos de los espectáculos que el Circo del Sol mantiene de forma permanente en la ciudad: Love, en el Mirage (con música de los Beatles) y O, en el Bellagio.

Esta mañana hemos asistido a una visita de tres horas a Zappos, conocida por su increíble servicio de atención al cliente y por haber sido adquirida hace dos años por Amazon por más de ochocientos millones de dólares. Tras haber compartido sala y mesa con el equipo de  Zappos, me queda la sensación de que son de otro planeta. Mientras paseábamos por las oficinas, la gente hacía sonar campanas y sirenas, aullaba o gritaba en una mezcla de saludo corporativo y orgullo de clase que me cogió totalmente por sorporesa. Zappos ha sido elegida como una de las mejores mejores empresas para trabajar de los Estados Unidos y su cultura corporativa es una pasada, si te gusta trabajar en un entorno repleto de macetas, posters de David Hasselhoff, pistolas de agua y campanas de sonido a cual más estridente.

Esta noche llegamos a San Francisco justo a tiempo para el Ignite, el evento de preparación del Web 2.0 Expo, una de las principales citas mundiales del negocio de internet, a la que asistiremos desde el martes hasta el jueves por la mañana.

El viaje ha empezado bien, cargado de eventos y actividades y con un ritmo frenético, pero hasta ahora ha habido mucha samba y poco trabajo. Mañana invertimos el orden, así que os mantendré informados. Por el momento podéis seguir mis andanzas por twitter y flickr.

¡Seguimos informando! 🙂

Leaving las Vegas

3 thoughts on “Leaving las Vegas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.