Paseando por el centro de Palma de Mallorca el pasado domingo, ya de madrugada, nos encontramos con el precursor de la primera tienda de revelado que vendió cámaras digitales, de la primera tienda de discos que vendió CDs vírgenes y de la primera copistería que vendió una impresora.

Carbonería. «Vendemos petróleo»

Cuando te das cuenta de que tu modelo de negocio está agotado, posiblemente sea demasiado tarde para convencer al mercado de que se replantee las cosas, así que toca renovarse o morir.

¿Creéis que alguien de la SGAE leerá este post y entenderá la moraleja? 😉

Renovarse o morir

3 thoughts on “Renovarse o morir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.