Cada cierto tiempo me encuentro con comentarios en este blog en los que algún usuario poco contento con tractes intenta despotricar sobre su experiencia personal con tonos muy subidos, amparándose en el anonimato. Yo suelo llamar uruk-hai a estas personas ya que son una especie evolucionada de un orco, algo así como un troll supervitaminado o con esteroides: Insultan y arrasan desde el anonimato, sin aportar valor y con el único objetivo de causar daño.

La crítica es importante; ayuda a construir, a mejorar, a crecer, a no regodearse en la autocomplacencia. No hay nada más dañino para una empresa que está creciendo e intentando mejorar que un ejercicio onanista compulsivo. Sin embargo, un exabrubpto no es una crítica. Un insulto no es una crítica. Y una retahila de exabruptos e insultos emitidos por una sombra anónima, no es una crítica, sino una flatulencia mental provocada por un exceso de presión.

Yo soy absolutamente consciente de mis pecados y limitaciones, y sé que en el pasado hemos dejado en tractes a algunos clientes insatisfechos; en concreto, sé que algunos de los más de 12.000 clientes que llegaron de ya.com, pensaron que con el cambio iba a terminar su calvario y no fuimos capaces de cumplir con sus expectativas. Mucho ha cambiado tractes desde entonces, y empezamos a ver cómo antiguos usuarios descontentos se convierten en fans absolutos del tractes actual. Espero que ése sea pronto el caso, por ejemplo, de Miguel, de www.perrosviejos.com, un gran tipo al que tuve ocasión de conocer el pasado día de la persona emprendedora en Valencia y a quien me gustaría convencer para que vuelva al redil 🙂

Durante las últimas semanas he intentado responder personalmente a todos y cada uno de los comentarios negativos que he recibido en mi blog -tres en concreto, al menos dos de ellos de la misma persona- para conocer en profundidad las causas del problema, los motivos de la frustración del cliente, pero en ninguno de los casos las direcciones de e-mail del remitente han resultado reales.

Como sabéis, desde hace años sólo publico en mi blog -s.e.u.o.- los comentarios firmados por personas reales que no contienen insultos, amenazas o exabruptos. Todos los que mantenemos un blog con cierta regularidad hemos recibido ataques de trolls más o menos insistentes que intentan apropiarse de nuestro medio para perjudicar, hacer apología de causas propias o ajenas o, simplemente, generar ruido sin valor.

Pues bien, si quieres comentar con criterio y responsabilidad una información contenida en mi blog, comenta o envíame un e-mail. Te lo agradezco por adelantado. Si quieres hablar de otros temas que no tienen nada que ver conmigo o con mi blog, tienes muchos otros sitios a los que acudir, así que te agradezco la atención pero tal vez deberías plantearte si estás en el lugar adecuado. Y si simplemente quieres desahogarte o transmitir tu frustración, sin aportar valor ni respetar los elementos básicos de una conversación, tienes una vida ahí fuera que te espera para que la disfrutes; no hace falta que te molestes en enviar ese comentario furioso porque yo lo enviaré sin conmiseración a la carpeta de spam, donde morirá en unos pocos días.

Desde luego, entre spam y trolls, prefiero sin duda el spam, incluso los scammers. Pero entre los «inocentes» e insistentes trolls y los dañinos uruk-hai, prefiero a los primeros.

Perdóname, uruk-hai, por llamarte troll.

Perdóname, uruk-hai, por llamarte troll

2 thoughts on “Perdóname, uruk-hai, por llamarte troll

  • 2 marzo, 2010 a las 14:57
    Enlace permanente

    Buenas tardes Luis,
    Yo si te he dejado mi nombre y apellido reales, mail real, y web (en su alojamiento y no en su dominio… y he marcado la casilla «recibir siguientes comentarios por correo» y la de «recibir nuevas entradas por email» … y no creo haber sido ni troll ni uruk-hai… conceptos que comparto además contigo. Nadie que quiera hacer daño de verdad se comporta como uno de ellos… si es inteligente… y hay muchos humanos inteligentes por ahí.. relajados… en sus casas y trabajos…
    Y si, a mi me encantaría «no tener problemas que contar» y no tener que «despotricar», créeme. Sería más cómodo.
    Y, discúlpame, pero es que estamos hablando de una compañía que pretende conseguir distribuidores (desde su propia web) para vender un producto que ella misma no da a sus propios clientes… ¿es eso razonable? Tu fíjate que si llamas para ser distribuidor suyo no te lo cogen… jajaja… y si eres cliente suyo y quieres comprarles un producto… tampoco. ¿Te parece lógico?…
    Y piensas, ok, tendrán problemas, y piensas de corazón (sin segundas) «que pena, otra empresa española de gente joven e ilusionada que se va el garete, pero les tengo que dejar»… «Yo tb soy emprendedor y quiero enseñar mi fotografía y hacer clientes»… Pues no puedo tampoco… porque me tienen que facilitar información que necesito (Auth code que ella misma tb te pide en su web para coger tu dominio si vienes de otra registradora) para que me gestionen el dominio y correo otros…
    pero como no me cogen el teléfono (ni medio pago 902 ni pago entero 803 a 0,60€/min), ni me contestan los mails… «mecachis»… y yo pagando… «jolín»…
    ¿Habrán quebrado o están quebrando y ya pasan de todo? ¿De verdad son tan malos que no quieren ni prosperar cogiendo el tlf a alguien que les puede distribuir?… nadie renuncia a la pasta, tiene que ser lo otro… ¿Y Demini que son su dueños saben de todo esto?… voy a llamar… «Si, tiene Ud. que seguir insistiendo en el 803… pero si quiero distribuirles, no es un tema técnico (mentira, si pero lo he dicho)… ya pero ese es el nuevo número para todo… pues no me lo cogen tp… siga insistiendo…gracias por nada… Mi frase favorita desde hace algún tiempo…
    ¿Crees que ante todo esto multiplicado por 12.000 clientes (como Miguel de http://www.perrosviejos.com que tu nombras más arriba) no es algo más que lógico que surjan 5 trolls y 20 uruk-hais?
    ¿ Y los 11.975 restantes? ¿Merecen respuesta ellos?

    Responder
    • 2 marzo, 2010 a las 17:28
      Enlace permanente

      Hola Ángel. Gracias por tu comentario. Me sorprende que te hayas visto reflejado en este post, que escribí hace casi un año, aunque lo cierto es que, como ya he indicado otras veces, no creo que una queja en mi blog personal sea el medio más útil para resolver un problema con una compañía con la que hace muchos meses que no me une relación profesional alguna. En cualquier caso, respeto tu opinión y, por ese motivo, he publicado tus comentarios. Suerte con tus gestiones. Luis

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.