Quinto domingo del primer mes del decimoséptimo año del siglo XXI, 31 de enero de 2015, efeméride del fallecimiento de Don Bosco en 1888 para más señas. Si no sabes nada sobre este señor, que, entre otras cosas, fundó los Salesianos, siempre puedes ver la peli de Castellani, con Ben Gazzara y -ojo- Patsy Kensit. Sí, ESA Patsy Kensit. Y ésta, claro. OMFG.

El año ha empezado como acabó el anterior: entre viajes, juicios y operaciones cada vez más divertidas. Mi vida es un tren, como el de Undrop. Ejem, esta canción tiene 18 años. Dejémoslo aquí.

Mirando las cosas con perspectiva, me doy cuenta de que mis planes son cada vez más viejunos y acaban circunscribiéndose al ciclo de comer, beber, moverme un poco -no demasiado-, viajar y currar. Un ejemplo perfecto de esto es la business trail que hice con unos cuantos amigos por el Montseny la semana pasada. Gracias Iván, la repetimos cuando quieras.

El caso es que a medida que me acerco a los 40 -18 meses y bajando- crece de forma exponencial mi capacidad de decir que no a un montón de cosas y de tomar decisiones. Será que me estoy haciendo viejo y por eso tengo tantas ganas como miedo escénico cuando pienso en escuchar el primer disco en solitario de Luis Prado: mis terrores favoritos.

Luis tiene una facilidad pasmosa para plantarte en la cara lo mejor y lo peor de ti con dos frases bien construidas y un poco de ragtime: tus temores, tus fobias, tus manías, tus añoranzas y las pequeñas cosas que hacen que tu día a día sea exactamente el que es y no el que tú esperabas. Eso sí, siempre aderezado con un poco de sorna y su acostumbrado virtuosismo instrumental para que disfrutes de cada tema mientras reflexionas sobre tus miserables limitaciones humanas.

Si queréis entender bien a qué me refiero, escuchad esto:

Estoy calvo, lo sabes muy bien,

estoy calvo y me pregunto qué fue…

Me lo dejaré largo de atrás y los lados, estoy acabado lo sé.

Estoy calvo, lo veo venir, estoy calvo y lo tendré que asumir.

Hace ya más de un año; aunque tú no lo veas, yo sé que clarea, lo sé.

Estoy calvo y no lo puedo entender, oh oh,

estoy calvo y no lo puedo entender.

He elegido esta estrofa porque es la única de las tres con la que todavía -oh cielos- no me siento demasiado identificado y uno aún tiene una reputación que mantener. Dadme un respiro, cabrones.

A estas alturas ya debéis saber que Luis Prado es el alma máter de Señor Mostaza, el grupo que más veces ha aparecido en la canción del domingo, con temas como Regresos inesperados, Ahora comprendo bien, Me gusta tu actitud o Sin talento. No es ningún secreto que me encanta Señor Mostaza y reconozco que tenía expectativas encontradas con respecto al nuevo disco en solitario de Luis, pero ayer le vi en directo en uno de los clásicos aperitiver de Tulsa en Valencia y ahora sólo pienso en conseguir el vinilo.

Con un poco de suerte, Mis terrores favoritos, que cuenta con colaboradores como Coque Malla, Miguel Ríos y Guille Milkyway (sí, este Guille Milkyway) llevará por fin a Luis Prado al sitio de honor que merece en nuestra escena musical y le veremos girando más a menudo, porque es una auténtica gozada escucharle en directo. Si tenéis la oportunidad, no os lo perdáis. Aquí tenéis un trocito de la actuación de ayer, en la que le podéis ver interpretando este tema y a Paco Tamarit al lado acompañando como si no hubiera mañana.

Sin más, os dejo con Luis y Guille para que podáis pensar un poco en vuestra mísera existencia, lo poco que os queda antes de convertiros en piltrafas humanas.

Que acabéis de pasar un domingo cojonudo.

Canción del domingo: estoy gordo (Luis Prado con Guille Milkyway)
Etiquetado en:                                                    

Un pensamiento en “Canción del domingo: estoy gordo (Luis Prado con Guille Milkyway)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.